Ley reguladora del ruido y contaminación acustica

El objetivo de la normativa acústica, de acuerdo con su artículo 1, es «prevenir, vigilar y reducir la contaminación acústica, para evitar y reducir los daños que de ésta pueden derivarse para la salud humana, los bienes o el medio ambiente». Asimismo, se añade en su artículo 2 que estarán sujetos a la misma todos los emisores acústicos, ya sean públicos o privados. En el mismo artículo 2 de la Ley 37/03, se excluyen como emisores acústicos: – Las actividades domésticas o los comportamientos de los vecinos, cuando la contaminación acústica producida por aquellos se mantenga dentro de límites tolerables de conformidad con las ordenanzas municipales y los usos locales. – Las actividades militares, que se regirán por su legislación específica. – La actividad laboral, respecto de la contaminación acústica producida por ésta en el correspondiente lugar de trabajo, que se regirá por lo dispuesto en la legislación laboral.

Ley reguladora del ruido – BOE-A-2003-20976-consolidado